«Juntos en torno a la mesa»: iniciativa católica alemana que invita a los protestantes a la comunión

La Iniciativa Católica en Alemania invita a los protestantes a la Comunión; testigos laicos lo llaman «herejía»

El ecumenismo mal entendido se ha manifestado nuevamente en Alemania y se ha intensificado hasta llegar a negar la verdad sobre la Eucaristía: en la diócesis alemana, Stuttgart-Rottenburg, una iniciativa de un teólogo católico ha invitado a los protestantes a recibir la comunión a gran escala.

«Aquí a la vista, comenzamos con una Iglesia hospitalaria invitándonos abierta y cordialmente a la Comunión y a la Celebración de la Última Cena», dice el «Manifiesto de Ravensburger», firmado el 8 de octubre.

Un comunicado de prensa titulado «Kirche lädt ein» [La Iglesia invita] declaró que «la hospitalidad [eucarística] entre diferentes confesiones cristianas ya es una práctica en muchos servicios litúrgicos. Pero oficialmente la Iglesia Católica niega a los cristianos protestantes el acceso a la Comunión».

En respuesta, el teólogo Theodor Pindl inició un evento para ayudar a fomentar la «hospitalidad».

«De la separación a compartir - Comunión [Abendmahl] para todos» fue el lema de la iniciativa «Juntos en torno a la mesa» en Ravensburg celebrada el 8 de octubre.

Se establecieron 160 mesas de más de 400 metros entre la comunidad católica y la protestante, y asistieron personas que celebraban y compartían pan y vino juntos. Alrededor de 2000 cristianos participaron, entre ellos religiosas católicas, teólogos y trabajadores pastorales.

Alrededor de 2000 invitados asistieron a las 160 mesas. Estos estaban servidos con pan, vino y jugo.

Un gesto simbólico que no terminó allí

Se suponía que era un gesto simbólico. Pero el «símbolo» no terminó allí: la invitación de los sacerdotes católicos a los protestantes para participar en la Santa Misa y recibir la Eucaristía fue presentada como el mensaje principal para superar la «separación» que había sufrido desde la reforma. El padre Hermann Riedle, sacerdote católico y pastor de Ravensburg, apoyó esta iniciativa. Los organizadores hacen referencia explícita al hecho de que el Cardenal Joseph Ratzinger, en 2005, había dado la Sagrada Comunión en la misa fúnebre del Papa Juan Pablo II a Roger Schütz, el fundador protestante de la Comunidad de Taizé.

En la Iglesia Católica sí es posible en algunos casos la administración de la Eucaristía –lo que no significa intercomunión– a quienes no están en perfecta comunión con la Iglesia Católica (bautizados acatólicos), pero se trata de circunstancias especiales, ante la imposibilidad de acceder al ministro propio para satisfacer una grave necesidad espiritual, y siempre que esos fieles de otras Iglesias y Comunidades eclesiales profesen la fe católica respecto a la Eucaristía–o, en su caso, de la Penitencia y de la Unción de los enfermos–, y estén bien dispuestos.

Pero esta iniciativa ecuménica se remonta a algunos años: la decisión para este evento se realizó en el 2013 en el llamado «Consejo de Ravensburg», un foro católico para el diálogo y el ecumenismo. Desde noviembre del 2015, todos los primeros domingos del mes se formó una cadena de personas para sostener una cuerda conectando las iglesias católicas y protestantes de la ciudad.

Lo que comenzó como un juego aparentemente infantil se convirtió en una realidad aterradora. Las invitaciones para los protestantes para recibir la Sagrada Comunión siguieron.

El portavoz del grupo «La Iglesia invita» y el teólogo católico Theodor Pindl escribió en octubre de 2016 sobre la iniciativa de que «se deben abrir muros confesionales».

«Los participantes quieren expresar que la Iglesia católica necesita acercarse a la iglesia protestante. Todavía está prohibido que los católicos, independientemente de si están casados ​​con un protestante o no, participen en la celebración de la Última Cena protestante, a pesar de que los protestantes los invitan. Y los cristianos protestantes, también independientemente de si están casados ​​o no con un católico, no pueden recibir la comunión y no pueden ser invitados».

Pindl admite que hay iglesias católicas alemanas que violan la ley canónica

Sin embargo, para Pindl existe una oportunidad: «La praxis en muchas parroquias en realidad parece muy diferente», comentando el hecho de que en muchas iglesias católicas en Alemania, los párrocos dejaron a los protestantes recibir la Sagrada Eucaristía.

Pindl señala lo que en su mente es un problema considerable y explica que es una «paradoja, que la Iglesia Católica castiga específicamente a aquellas familias que conectan denominaciones, que tratan de vivir concienzudamente su fe».

Pindl pide a los católicos que violen la ley canónica

Él pide «invitación activa en lugar de tolerancia pasiva». Ya que fue el «espíritu acogedor de Cristo» lo que lo llevó a «no excluir a nadie» de su mesa.

«La Iglesia no es un área prohibida, sino una casa del padre». Y a pesar de la prohibición de la Ley canónica, los católicos tienen que actuar de manera diferente: «No hay nada en el Evangelio que indique que podemos reservar la mesa solo para nosotros y para excluir a otros. [...] La palabra clave para esto es la hospitalidad».

Un testigo conocido por OnePeter Five, una mujer católica que vive en la diócesis, se dio cuenta del evento.

«Mi aterrador descubrimiento se convirtió en un sentimiento de ansiedad: ¿Qué sucede cuando las mentiras ganan, cuando dices la verdad a otros y todos te miran? ... Es aterrador porque la herejía eclesiástica ha entrado en una unión impía con la sociedad y la política. Es aterrador enfrentarse a un grupo colectivo que está unificado por pastores irresponsables bajo una bandera que parece ser del Señor, pero no es él sino una imagen construida por ellos mismos».

Esta iniciativa es promovida por los católicos de la diócesis y el obispo Gebhard Fürst no había pronunciado ninguna palabra de crítica. OnePeterFive se acercó al obispo Fürst pidiéndole que comente sobre este escandaloso evento y sobre el hecho de que uno de sus propios sacerdotes participa en él. Esta fue la respuesta del obispo a la consulta:

«En principio, la Diócesis de Rottenburg-Stuttgart da la bienvenida a las iniciativas ecuménicas que fortalecen el vínculo entre las confesiones y que envía una señal para el compromiso social común.

Sin embargo, cuando en la Declaración de Ravensburg, se encuentra una invitación «abierta y sincera» a la Comunión y a la celebración de la Última Cena [Abendmahl] «a todos sin diferenciación», entonces esto no es compatible con las diferentes leyes de la iglesia. También la Iglesia Evangélica de Württemberg tiene su reglamento sobre la participación en la Celebración de la Última Cena [Abendmahlsordnung] que, en primer lugar, la invitación se extiende a los miembros de su propia iglesia y a las otras iglesias con las que existe una comunión eclesial; y cuando acepta la decisión de conciencia de los miembros de otras iglesias, todavía se refiere al derecho de su propia iglesia. La invitación abierta a recibir la Eucaristía puede, de acuerdo con el entendimiento católico, solo ser extendida a aquellos que están en comunión eclesial con la Iglesia Católica; Los cristianos protestantes (hombres y mujeres) solo pueden recibir la Eucaristía cuando existen ciertas condiciones previas y solo en casos individuales. No es posible una invitación general para todos.

Sin embargo, esta comunión eclesial no se decide en Ravensburg; una sola parroquia no puede hacer tal declaración. Requiere los esfuerzos perseverantes de ambos lados, las oraciones y el llamado al Espíritu Santo. Tal decisión solo puede hacerse en el nivel de la Iglesia Universal.

Por lo tanto, los líderes diocesanos no pueden identificarse con la iniciativa en Ravensburg».

No Comments Yet.

Leave a comment