Grupos de laicos realizaron desagravios por “conmemoraciones” de la Reforma en Buenos Aires

Laicos concertados sobre todo a través de las redes sociales, se hicieron presentes en la Catedral de San Isidro y en la de Lomas de Zamora para manifestar su rechazo a la “Conmemoración/celebración” de las bondades (sic) de la Revolución Protestante por parte de la Jerarquía.

"Pensamos que es hora de hacer más caso al “santo doctor de la dulzura”que citamos en el acápite, y que las ovejas se empiecen a defender de los lobos, cuando ven que sus pastores duermen o que incluso las aderezan para darle a aquellos un sabroso banquete"...

De la Catedral de San Isidro, reproducimos abajo el video que la propia página de la Diócesis ha divulgado, en que se puede ver aproximadamente desde el minuto 4.10, a los laicos católicos que ingresan tras la cita que una “pastora” hace desde el ambón donde cada domingo se proclama la Palabra de Dios, precisamente de Martín Lutero, como autoridad para interpretar la parábola de la Vid (sic!). Luego de su ingreso, la “pastora” retoma el discurso con argumentos que -lamentablemente- ya se nos han hecho familiares desde la prédica “ecuménica” de Roma.

Los laicos -de todas las edades- colocaron además en varios sitios visibles de la Catedral un folleto cuya imagen reproducimos aquí al lado y que también entregaron en mano a los presentes.  El signo de unidad entre aquel grupo de fieles (algunos de los cuales se habían hecho presentes espontáneamente para el desagravio) fue el Santo Rosario, tras unos Vivas a Nuestra Señora religiosamente incorrectos, que provocaron la perplejidad de los asistentes:

……………………………………………

También se reunió un grupo ante la escalinata de la Catedral Metropolitana respondiendo la convocatoria que reprodujimos en el post anterior, aunque allí  ya se había hecho la “conmemoración” el 15 de septiembre, y el Rosario en reparación se realizó frente al templo ya cerrado. Según relata en su blog uno de los jóvenes asistentes,

“seguramente muchos de los presentes se sintieron espiritualmente hermanados con los católicos que –un par de días antes, en Bélgica– se habían manifestado contrarios a la celebración conjunta, rezando el Rosario dentro de la Catedral de Bruselas (…).

Finalizado un misterio y a punto de empezar el siguiente, se leyó una concisa y significativa reflexión, que tenía por objeto alertar y denunciar acerca de la escandalosa conmemoración conjunta –por parte de la Santa Sede y la Federación Luterana Mundial– de los 500 años de la Reforma Protestante, a quien los organizadores del desagravio no temieron calificar como Revolución.

(…)Santiago, uno de los asistentes que conversó con este periodista, sentenció con exactitud: “Lo que está pasando en estos momentos es absurdo. Es como celebrar que te acaban de cortar un brazo”.

No Comments Yet.

Leave a comment