Condenan a un cristiano a muerte por «blasfemia en WhatsApp»

La blasfemia en Pakistán, es castigada con la pena de muerte y, constituye un tema que divide a la sociedad. La sola sospecha de blasfemia puede provocar una violenta reacción de los defensores del Corán.

Por Blasfemia un cristiano de Punjab de nombre Nadeem James fue condenado a muerte bajo la acusación de haber insultado al profeta en Whatsapp.

(AsiaNews/InfoCatólica)

La sentencia fue emitida el 14 de septiembre por el tribunal de Lahore, que recibió la denuncia de su acusador y amigo, Yasir Bashir. Por razones de seguridad, se hizo la lectura del veredicto en la cárcel. De hecho, el cristiano fue amenazado de muerte por algunos imanes, que han prometido que le harán pagar a él y a su familia por las presuntas ofensas al islam.

Anjum Wakeel, abogado defensor del cristiano, ha declarado que presentará un recurso de apelación ante la Alta Corte. Delante de los jueces de una instancia superior, él espera que se compruebe la verdad: que el amigo de James le tendió una trampa, porque está celoso de la relación sentimental que el cristiano mantiene con una joven musulmana.

Antecedentes

El caso de James estalló en julio de 2016, cuando él fue inculpado de haber enviado un poema blasfemo a través de la famosa aplicación de mensajes. Él vivía en la Father Colony de la ciudad de Sraey Alamgir (distrito de Gujarat), y se dio a la fuga por miedo a ser asesinado por los musulmanes. En esa época, el Pakistan Christian Post denunció que para empujarlo a entregarse a las autoridades, la policía local arrestó y abusó de las dos de sus hermanas.

En Pakistán, la blasfemia es castigada con la pena de muerte y, constituye un tema que divide a la sociedad. La sola sospecha de blasfemia puede provocar una violenta reacción de los defensores del Corán. Un ejemplo entre tantos, fue el brutal linchamiento de Mashal Khan, un estudiante de la universidad de Mardan, que fue castigado por sus compañeros del campus luego de que se corriera la voz de que él habría hecho comentarios «en Facebook que promovían la fe ahmadí», la cual es considerada herética por la mayoría musulmana. Más tarde, una investigación emprendida a pedido de la Corte Suprema estableció que el joven de 23 años jamás había pronunciado ofensas contra el profeta como blasfemia.

Antes que él, al menos 62 personas más fueron asesinadas entre 1987 y 2015, entre ellas, el ex gobernador del Punjab, Salman Taseer, castigado por haber criticado la llamada «ley negra» de blasfemia, y tras defender a Asia Bibi, la madre cristiana que ya lleva siete años esperando ser juzgada. Sobre ella, y ahora también sobre Nadeem James, pende la ejecución por blasfemia.


No Comments Yet.

Leave a comment