66 refugiados sirios llegan a un Chile solidario y acogedor, dice Cardenal Ezzati

La mañana de este jueves, autoridades de gobierno, de la Iglesia Católica en Chile y de organismos internacionales recibieron a los primeros 66 refugiados sirios que vivirán en el país.

Estas 14 familias, compuestas por 34 adultos y 32 niños, viajaron más de 20 horas desde El Líbano y llegaron a través del Programa de Reasentamiento de Refugiados Sirios. Ahora estarán en la comuna de Macul y Villa Alemana, en Santiago y Valparaíso respectivamente.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el gobierno de Chile, será la Vicaría Pastoral Social Caritas del Arzobispado de Santiago la entidad a cargo de consolidar el programa de reasentamiento debido a su experiencia con 117 palestinos en 2008.

En la bienvenida estuvieron presentes la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet; el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, el representante Regional para el sur de América Latina de ACNUR Michele Manca di Nissa; el Ministro del Interior, Mario Fernández; los alcaldes de las comunas de acogida, representantes de la comunidad siria en Chile y de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Bachelet manifestó su deseo de "que comiencen poco a poco a dejar atrás el miedo, el dolor y la incertidumbre. Sabemos que vienen de una historia difícil y lo que queremos es que encuentren en nuestro país una tierra que los recibe con amistad, con buena voluntad para que puedan reconstruir su historia y hacer crecer sus familias, en paz y con seguridad".

“Me alegro inmensamente que Chile se manifieste una vez más como un país abierto, solidario, acogedor”, dijo a su turno el Cardenal Ezzati en la bienvenida.

“Sin duda alguna, la lengua nos separa en alguna medida, pero yo me he dado cuenta saludando a la gente, que hay un idioma común, los niños sonreían y respondían a nuestras sonrisas”.

“Esa es una esperanza enorme, que nos dice que los hombres y mujeres, habiendo tenido experiencias difíciles, a veces culturas muy diferentes; sin embargo, tenemos un idioma común que viene de nuestra humanidad, de nuestra capacidad de sonreír, de nuestra capacidad de acoger”, resaltó el Purpurado.

Una vez realizados los trámites de migración, siete familias sirias se trasladaron a Macul y las otras siete a Villa Alemana. En sus nuevos hogares los esperaron trabajadores de la Vicaría de Pastoral Social.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Para concretar el traslado, la Vicaría de Pastoral Social viajó en agosto a entrevistar a las familias y contarles cómo es Chile. Uno de los requisitos para participar en el programa de reasentamiento es que las familias llevaran dos años viviendo en campamentos.

En los próximos días, los refugiados comenzarán clases de español y se les hará una inducción acerca de la cultura, el ámbito laboral, educacional, entre otras áreas, y de esta forma, puedan integrarse y rearmar sus vidas lejos de la crisis humanitaria provocada por la guerra.

No Comments Yet.

Leave a comment