Argentina: 40 mil marcharon por la vida y en desagravio a parodia de “aborto” de la Virgen

Más de 40 mil personas en Tucumán, Argentina, celebraron el Día Internacional del Niño por Nacer, que estuvo marcado por un acto de desagravio tras la parodia del “aborto” de la Virgen María perpetrado hace unos días.

Además de recordar que toda persona tiene derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, el sábado 25 de marzo los participantes rechazaron el agravio que el pasado día 8 se realizó en las afueras de la Catedral de Tucumán.

Ese día un grupo de feministas hizo una grotesca parodia del “aborto” de la Virgen María para lo cual usaron gran cantidad de pintura roja que simulaba la sangre.

La marcha “Caminando con María” del sábado, que coincidió además con la Solemnidad de la Anunciación del Señor, se extendió desde la Plaza Urquiza hasta la Plaza Independencia, frente a la Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación.

“Quisiera decirle a esa chica que hizo esa representación tan horrible de la Virgen que nos hizo un gran favor. ¡Porque nos ha unido mucho más a los católicos! ¡Con nuestra Madre nadie se mete!”, dijo Micaela Corbalán, de 20 años, al diario la Gaceta.

“Vengo a agradecerle a la Virgen y a mis padres por haberme tenido. Ya éramos muchos, pero ellos no se deshicieron de mí”, dijo al mismo medio Cecilia Correa, otra asistente a la marcha.

Mojados de pie a cabeza por la fuerte lluvia, los fieles caminaron con la imagen peregrina de la Virgen de La Merced, y en el frontis de la Catedral celebraron una Misa y un acto de desagravio presididos por el Arzobispo de Tucumán Mons. Alfredo Zecca.

“Yo había preparado una homilía que no voy a leer porque no quiero que se mojen más. Pero quiero sepan que me emociona ver un pueblo tan fiel como el de Tucumán”, dijo Mons. Zecca.

“Hemos caminado junto a María, nuestra Madre. Pidámosle a ella que nos ayude a comprender que el aborto será siempre un crimen abominable. No hay causa alguna que lo justifique”, afirmó el Arzobispo en su homilía publicada en el sitio de la Arquidiócesis.

Respecto a la profanación a la Virgen María frente a la catedral en el Día de la Mujer, el Prelado sostuvo que “ha sido una gravísima ofensa a la Virgen Santísima, en primer lugar, pero también a la fe, a la Iglesia y al mismo pueblo tucumano que reconoce mayoritariamente en María a su madre".

“Los fieles cristianos tenemos todo el derecho de exigir una reparación”, continuó el Arzobispo, pero “no debe ser un sentimiento de rencor o violencia, sino, por el contrario, la expresión de un amor que no discrimina a nadie sino que se abre generosamente a todos".

Mons. Zecca pidió la intercesión de la Virgen María y consagró al pueblo tucumano “a su maternal protección, que nos da la seguridad de un refugio para nuestras penas y de un corazón abierto para compartir nuestras alegrías”.

No Comments Yet.

Leave a comment