Colapsa parte del techo de la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén

El culto en la Basílica continúa como es acostumbrado, luego de un cierre temporal efectuado por la Policía. La capilla permanece cerrada mientras se interviene la edificación.

El pasado viernes 22 de Septiembre colapsó una parte del techo de la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén en Israel, sufriendo graves daños en su estructura pero sin dejar ningún herido.

El fulto en la Basílica continúa como es acostumbrado, luego de un cierre temporal efectuado por la Policía. La capilla permanece cerrada mientras se interviene la edificación.

«Parece que el techo cayó afectado por las obras que se están realizando en el exterior», explicó el P. Samuel, miembro de la Custodia Armenia, según informó ACI. Esta capilla había sido empleada para una celebración una hora y media antes del suceso, de forma que «gracias Dios y a su amabilidad no hubo ninguna pérdida humana», comentó a la prensa Adeeb Joudeh Husseini, Custodio de las Llaves del Santo Sepulcro.

Contexto del accidente

Tal como informamos en InfoCatólica durante el mes de abril pasado, la tumba de nuestro Señor Jesucristo ubicada dentro de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén corría riesgo de colapsar por una falla estructural.

Un equipo de científicos que había completado una restauración que duró un año en el sitio donde está ubicada la tumba de Jesucristo en Jerusalén, se percató durante el proceso que el Edicule, un pequeño santuario dentro de la Iglesia del Santo Sepulcro donde se encuentra la tumba de Jesús, descansaba sobre una base inestable de túneles que se estaba desmoronando. De allí que fuera objeto de un notable trabajo de restauración enfocado en esa zona  que conserva la losa sobre la cual se depositó el cuerpo sin vida de Jesucristo y donde se produjo el milagro de la Resurrección. El Santo Sepulcro fue liberado de una pesada estructura de vigas que lo soportaban y puede sostenerse con seguridad gracias a un trabajo de refuerzo estructural.

Al término de las obras, posibles gracias al acuerdo entre las diversas comunidades cristianas que rinden culto a Dios en la Basílica, se anunció la necesidad de una segunda obra sobre la totalidad del templo, que también contiene el lugar de la Crucifixión del Señor. Según los expertos, es necesario reforzar las estructuras, cimentadas sobre los residuos de construcciones anteriores para evitar cualquier riesgo grave de colapso de la edificación

No Comments Yet.

Leave a comment