El ELN alza la voz y vuelve a poner en jaque el proceso de paz

La guerrilla colombiana ratificó que seguirá usando el secuestro para financiarse

Orlando Patiño es un ganadero colombiano que en los últimos días fue secuestrado mientras se trasladaba junto a su esposa y su hijo en las cercanías del Cairo, una localidad colombiana ubicada al norte del departamento del Valle.

Esta acción fue adjudicada al Ejército de Liberación Nacional (ELN) -la única guerrilla activa en Colombia- e incluso mereció el pronunciamiento de la diócesis de Cartago que pidió la rápida liberación de este hombre, reproduce Blu Radio, al tiempo que se cuestionó la metodología.

“Esta no es la manera de expresar la voluntad de paz, así no se hayan suspendido oficialmente los actos violentos, no es la manera de hacerle presión al estado para entrar en unos diálogos y recibir unos beneficios, las conductas deben ser diferentes respetando a cada ser humanos”, aseguró monseñor Alejandro Castaño de la diócesis de Cartago.

Por su parte, el gobierno de Colombia a los pocos días –y también en el marco del asesinato de varios soldados colombianos- respondió a otra misiva que el ELN envío a varias organizaciones sociales que “el cese de los secuestros es un imperativo del Derecho Internacional Humanitario y no una condición del Ejecutivo”. 

Es que anteriormente el propio ELN en esa carta había asegurado que las demoras en los acuerdos sobre participación ciudadana en los diálogos de paz entre la guerrilla y el gobierno, éste “ha condicionado cualquier avance a una imposición unilateral sobre el tema de las retenciones”, señala El Tiempo.

Sin embargo, todo esto lo único que hace es confirmar que el proceso de diálogo entre el gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional está marcado por las idas y vueltas. Si bien, por un lado, hay avances auspiciosos en cuanto a las mesas de negociación que se desarrollan en Quito (Ecuador) de forma paralela aparecen anuncios que terminan generando gran incertidumbre.

En las últimas horas, la guerrilla colombiana emitió una serie de mensajes a través de las redes sociales en los que ratifica la metodología del secuestro como una de las prácticas a las que de momento parece no tener previsto renunciar, indica El Espectador de Colombia.

“Como rebeldes, los elenos y las elenas nos sentimos con el derecho de financiar nuestras actividades revolucionarias”, expresa uno de los tantos mensajes emitidos este domingo a través de Twitter bajo la cuenta @ELN_RANPAL_COL

El ELN seguirá exigiendo tributación a quien recurra a prácticas ilegales como corrupción (estafa, robo al erario público), narcotráfico,etc

El ELN seguirá financiando sus actividades en parte, con la tributación de quienes han amasado sus capitales, explotando al pueblo.

Estas palabras -que llegan en un momento donde desde el gobierno se ha insistido de forma permanente en el abandono de esa práctica de parte del ELN- confirman que grupo guerrillero busca redoblar la apuesta.

“En todas sus actividades el ELN se rige sólo por su propia legislación y de ninguna manera por la legislación colombiana”, algo que permite concluir que no están dispuestos a aceptar las imposiciones del gobierno.

El caso del ganadero fue puesto una vez más sobre la mesa de parte del jefe negociador de la paz  en representación del gobierno, Juan Camilo Restrepo, tras estos mensajes en Twitter.

El ELN sigue secuestrando: recientemente una pareja en Choco y un ganadero en el Valle. Esto lo prohíbe el DIH que ELN dice respetar.

De momento, “el tira y afloje” vuelve a ganar terreno en el proceso de paz entre el ELN y el gobierno, aunque también suena esperanzador de que el último mensaje –luego de la ratificación de la metodología – haya sido que igualmente acudirá al segundo ciclo de diálogos de paz que comenzará el próximo 3 de mayo en Ecuador.

El ELN acudirá al segundo ciclo en Mayo, a buscar que de acuerdo a lo pactado, se inicie cuanto antes la participación de la sociedad.

Mientras tanto, entre las idas y vueltas está la población civil, (Orlando Patiño y tantos otros) que quedan en el medio de un fuego cruzado que por el bien de todos debería llegar a su fin para que la paz pueda triunfar.

No Comments Yet.

Leave a comment