Mártires coptos decapitados en Libia llegan a Egipto

Noticias/ Mártires coptos decapitados en el 2015 en Líbia por los yihidistas vinculados al Estado Islámico llegarán en los próximos días a El Cairo para ser enterrados en la iglesia erigida en su memoria en la provincia egipcia de Minya.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto anunció que, tras un análisis de ADN, se pudo confirmar la identidad de los 21 cristianos coptos degollados por ISIS.

El pasado 28 de septiembre, el procurador general de Libia, Al-Sadiq al-Sour, informó que las autoridades habían encontrado el lugar donde estaban enterrados los cadáveres, ubicado cerca de un hotel en la ciudad libia de Sirte, luego de que capturaron a un hombre acusado de haber grabado y editado el video de la masacre de los 21 egipcios.

De acuerdo a la agencia vaticana Fides, a inicios de octubre las autoridades egipcias indicaron que se habrían encontrado los cadáveres de los cristianos asesinados, pues los cuerpos hallados estaban vestidos con trajes de color naranja, tal como aparecieron en el video de ISIS. Los cuerpos llevaban además las manos atadas a la espalda y sus cabezas estaban a un lado.

Esta noticia generó «gran entusiasmo» en las comunidades coptas de la región egipcia de Minya, de donde proviene la mayoría de los cristianos degollados que ahora son considerados mártires por la Iglesia Ortodoxa Copta.

Semanas después, el Departamento de Medicina Forense de Egipto realizó una prueba de ADN a los familiares de los mártires.

Según información de los medios egipcios recogida por Fides, tras los resultados positivos de los análisis, los restos de los cristianos coptos llegarán en los próximos días a El Cairo. Luego serán enviados a Minya para que sus familiares y su comunidad los entierren en la iglesia que ha sido construida en su memoria en la aldea de Al Our, cerca de Samalut, en la provincia egipcia de Minya.

El martirio

El 15 de febrero de 2015 el Estado Islámico difundió un video titulado «Un mensaje firmado con sangre a la nación de la cruz», en el que aparecen los mártires vestidos de naranja que fueron secuestrados entre diciembre de 2014 y enero de 2015 en Libia.

Uno de los asesinos dice «pueblo, recientemente nos vieron en la colinas de Sham y la tierra de Dabiq, cortando cabezas que han cargado con la cruz durante mucho tiempo, llenos de pesar contra el islam y los musulmanes. Hoy estamos al sur de Roma, en la tierra del islam, en Libia enviando otro mensaje».

El obispo copto católico de Guiza en Egipto, monseñor Anba Antonios Aziz Mina, dijo en esa ocasión que en el video se puede distinguir que las víctimas del ISIS «en el momento de su bárbara ejecución repiten: 'Señor Jesucristo'».

«El nombre de Jesús fue la última palabra en sus labios. Como en la pasión de los primeros mártires, confiaron en Aquel que pronto los recibiría. Y así celebraron su victoria, la victoria que ningún asesino podrá quitarles. Ese nombre susurrado en el último instante fue el sello de su martirio», expresó el prelado.

Una semana después de la muerte de los 21 cristianos, el Papa copto Tawadros II decidió inscribirlos en el libro de los mártires de la Iglesia Copta y estableció que su memoria se celebre el 15 de febrero

No Comments Yet.

Leave a comment