ORIGENES DEL CRISTIANISMO

La historia del cristianismo es la narración de cómo se introdujo el evangelio en la historia de la humanidad. Esto fue entendido como la llegada de las buenas nuevas que anunciaban la llegada de Jesucristo en nuestra historia con el único propósito de salvarnos y lograr nuestra redención (Gonzales, 1994).

Si estudiamos a los autores bíblicos es lo que nos dan a entender  los documentos compilados y que conforman uno de los libros más importantes hasta nuestros días, la biblia. Allí, en el evangelio de san Lucas nos relatan que el nacimiento de Jesús ocurrió en los tiempos de Augusto Cesar y siendo Sirenio gobernador de Siria (Lucas 2:2) (Gonzales, 1994). En el mismo evangelio también nos sitúa dentro de la historia de palestina, al contar que estos hechos habían ocurrido en los tiempos de Herodes, rey de Judea, (Lucas 1:5 (Gonzales, 1994)). El evangelio de san mateo empieza su narración presentando a Jesús dentro de la historia y las esperanzas del pueblo de Israel, con una aclaración posterior, que indicaba que Jesús había nacido en  días del rey Herodes, mateo (2:1) (Gonzales, 1994). El libro de marcos nos habla de lo acontecido en aquellos días. En el evangelio de san Juan comienza haciéndonos entender que las narraciones hasta ahora relatadas no fueron al azar, por ello empieza afirmando que el verbo que fue hecho carne en la historia humana, juan (1:4) es el mismo que era en el principio con Dios Juan (1:2), el resto del evangelio nos cuenta sobre la vida de Jesús (Gonzales, 1994). Esta significación histórica es de vital importancia para comprender el sentido de la fe cristiana, que no comprende solamente la vida de Jesús si  no a su vez todo el mensaje bíblico (Gonzales, 1994). Se debe aclarar que tanto el viejo como el nuevo testamento son libros que muestran una especial atención en la historia, por ejemplo, en el antiguo testamento gran parte del texto sagrado tiene contenido histórico, no solamente los libros que consideramos históricos si no también los libros que fueron considerados ley (Gonzales, 1994). Eso se puede ver  en génesis y éxodo, que narran una historia en la cual Dios se ha revelado a su pueblo. Aparte de conocer esa historia es imposible conocer esa revelación (Gonzales, 1994). En el nuevo testamento, también se observa el interés en la historia. Lucas, después de terminar su libro siguió su narración en el libro de los hechos que fue estructurado no como un relato histórico, pero si con una fuerte significación teológica, debido a que según el nuevo testamento la presencia de Dios no termina con la ascensión de Jesús, de por si éste, antes de morir le había dicho a los apóstoles que no los dejaría solos, y por ello enviaría a otro consolador (juan1 4:16-26) (Gonzales, 1994). En el libro de los hechos  antes de la elevación de Jesús éste les dice a sus discípulos que recibirán el poder del espíritu santo y que en virtud de ello serán testigos hasta lo último de la tierra (hechos1:8) (Gonzales, 1994).

La llegada del espíritu santo en el día de pentecostés marca el nacimiento de la iglesia, de lo cual se infiere, que lo que se narra en el libro de los hechos no es la vida o los hechos de los apóstoles, si no el accionar del espíritu santo por medio de los discípulos, por esto Lucas escribe dos libros, el primero, sobre la vida de Jesucristo, y el segundo, sobre los hechos del espíritu santo (Gonzales, 1994). Al final de este libro Pablo estaba predicando en Roma pero la narración no cuenta  que paso con él, y esto tenía que ser así porque los hechos que narra Lucas no van tener fin sino hasta la venida de Jesucristo (Gonzales, 1994). Pablo y Pedro, creían que el lugar donde nació Jesús no había sido por casualidad, y que por esto, todo lo relacionado a Jesús y su entorno estaba preparando por medio del espíritu santo la llegada del mesías. Fue por esta razón, que los seguidores de Jesús empezaron a esparcir el evangelio, porque así estaba  predicho. Una vez que sus discípulos recibieran el espíritu santo pudieran serle como testigos en toda Jerusalén, en toda Judea, en samaria y hasta lo último de la tierra, hechos (1:8 (Gonzales, 1994)).

imagen-2Imagen del apóstol Pedro

 

 

 

 

imagen-3Imagen del apóstol Pablo

Los primeros cristianos fueron  judíos del siglo primero que recibieron  el evangelio y lo esparcieron por algunas partes del mundo conocido. Por esa época habían comunidades  judías por fuera de palestina, esto logro que el evangelio llegara a otras partes, incluyendo a Roma, donde la palabra del señor arribo con la acogida que los gentiles le dieron al nuevo mensaje que estaba circulando (Ropero, 2002), por ello, se dará una descripción del contexto religioso de la época que terminara con la aceptación que se le dio al cristianismo dentro del imperio romano, haciendo énfasis en los datos históricos poco conocidos y más relevantes de esta época del cristianismo

Se debe empezar diciendo que palestina debido a su situación geográfica a lo largo de la historia, e incluso hasta nuestros días, ha sido asolada por la violencia producto de conquistas e imperios que la han dominado durante su existencia. En un principio fueron sometidos, por un lado, por los egipcios, y por otro lado, por los imperios que se habían consolidado en Mesopotamia y Persia (Ropero, 2002), pero, posterior a esto, hace aparición Alejandro Magno y su imperio macedonio,  derrotando  a los persas en el siglo IV  a.C , con esto, tomando el control de palestina (Ropero, 2002). Años después, Alejandro muere en el 323 a.C  y se instaura el imperio Ptolomeo  liderado y fundado por uno de sus  generales tomando con ello el control de Egipto. Los Seleucos de parecido origen, tomaron control de Siria, y una vez más Palestina se configura como centro de disputa de los dos imperios (Ropero, 2002). La idea de Alejandro Magno era unir a todas las civilizaciones conquistadas y fusionarlas con la cultura griega, a esto se le llamo Helenismo,  con la idea  de  dar una unidad política a la cuenca del mediterráneo que permitió posteriormente  la expansión del imperio romano y facilito la diseminación del evangelio. El problema surgió, cuando los judíos empezaron a ver con muy malos ojos al helenismo, pues éste en su aspecto religioso, fusionaba los dioses de las diferentes culturas, comparándolas,  trasgrediendo la religión y fe judía quienes rendían culto a un solo Dios, este fue el epicentro de la lucha entre los judíos y  el helenismo que marco el escenario religioso hasta el 70 a.C, año en que Jerusalén es destruida (Ropero, 2002). La cúspide de esta disputa se dio con la rebelión de los Macabeos, primero el sacerdote matatías y después sus hijos Simeón, Jonatán y Judas se sublevan contra el helenismo de seleucos, que le querían imponer su religión basada en varios dioses, su revuelta logro cierto éxito, pero el hijo de Simeón  macabeo juan hircano, había empezado a favorecer a la cultura helénica que los seleucos querían imponer, cuando los judíos más radicales se opusieron se desato la persecución (Gonzales, 1994). Para el año 63 a.C el romano Pompeyo toma la ciudad y depone al último de los Macabeos, Aristóbulo II. Poco después de tomar la ciudad los romanos le devolvieron cierta autoridad a los descendientes de los macabeos otorgándoles los títulos de sumo sacerdote y etnarca

 

imagen-4Estatua de Alejandro Magno

En el año 40 a.C Herodes es nombrado por los romanos como rey de Judea y es considerado por los historiadores como el último descendiente de los Macabeos, ya que su esposa pertenecía a ese linaje (Gonzales, 1994). Herodes siempre favoreció a  la cultura helénica e hizo todo lo posible para introducirla en el pueblo palestino, por ello, construyo templos en honor de Roma y Augusto en Samaria y Cesárea trayendo a gentiles a vivir allí (Gonzales, 1994). Jesús era un infante cuando los judíos se sublevaron contra el etnarca Arquelao y éste tuvo que recurrir a las tropas romanas que lo socorrieron y  en el proceso destruyeron la ciudad de Seforis capital de galilea y vecina de Nazaret, ese día las tropas romanas al mando del general Varo mataron a 2000 mil judíos. Los celotes que era el partido que más ferozmente se oponía al régimen romano  lidero la más cruenta de las revueltas contra el imperio, pero esto, llevaría a la posterior destrucción de Jerusalén en el año 70 a.C  cuando el general y posterior emperador romano Tito conquistara la ciudad y derribara el templo (Ropero, 2002).

Por estas circunstancias no es de extrañar que los preceptos religiosos de la época se fueran convirtiendo cada vez más legalistas en la aplicación de la ley divina (Gonzales, 1994). Aquí, podemos ver los dos grupos protagonismos de la escena religiosa de la época, por un lado, teníamos a los fariseos quienes concebía una aplicación legalista del mensaje divino, estaban compuestos por el pueblo que no tenía ventajas sociales creadas por el imperio romano, por esta razón, su visón  legalista de la religión les permitió solucionar de manera efectiva los problemas que día a día afrontaban en su quehacer y preservar su legado contenido en las escrituras. Es importante aclarar que los fariseos  creían en doctrina que no tenían fundamento en la religión judía antigua, como su creencia en los ángeles y en la resurrección de los muertos, por esto, Jesús se encontraba más próximos a los fariseos (Gonzales, 1994). Cabe aclarar que Jesús no los criticaba por ser malos judíos, si no que en su afán de aplicar de manera exacta le la ley se olvidaban de lo seres humanos para los cuales la ley había sido fundada (Gonzales, 1994), por ello los primeros cristianos estaban más próximos a este grupo. Por otro lado, existía el grupo de los saduceos que estaba compuesto por la clase privilegiada que tenía estrechos vínculos con los romanos (Gonzales, 1994), por ser ellos la aristocracia, sus intereses los instigaban a colaborar con el imperio. El sumo sacerdote pertenecía  a esta clase social, por eso, para éstos, el templo ocupo el lugar sagrado y para los fariseos ese lugar era la ley (Gonzales, 1994).

Se debe especificar que aunque existiera  diversidad de tendencias religiosas, esto no afecto las dos ideas principales del judaísmo y del cristianismo representado en el  monoteísmo religioso que predicaba la veneración a un solo dios y  la esperanza escatologíca manifestada en la creencia de la intervención de Dios  que restauraría el pueblo de Israel basado en la justicia y la paz. Después de la destrucción de Jerusalén, el grupo más apto para sobrevivir en su visión religiosa eran los fariseos, debido a que desde sus orígenes siempre tuvieron un culto especial a la ley divina, esto se dio por la sencilla razón, que los judíos en principio no podía ira al templo a orar, por ello desarrollaron una estricta subordinación a la ley divina, su adoración consistió en respetar la ley (Gonzales, 1994). Esto también fue aplicado por los judíos, que empezaron a vivir por fuera de palestina,  debido a que su nueva estadía no incluía un templo se vieron  en la necesidad de adorar la ley como hacían los fariseos, por esta razón el judaísmo que conoció el cristianismo y que llega hasta nuestros días  que también influencio al cristianismo, hunde sus raíces en la tradición farisea.

Ahora veremos como se esparció el cristianismo gracias al judaísmo de la diáspora o de la dispersión. Cabe aclara que para ese entonces muchos judíos no habitaban ya en palestina, y muchos asentamientos  judíos se habían establecido en Mesopotamia y Persia. En el imperio romano ya para el siglo I había varias comunidades judías viviendo en roma y en Alejandría (Ropero, 2002). Estos judíos de la dispersión, en sus asentamientos, no construyeron templos si no sinagogas, donde no realizan sacrificios si no estudiaban las escrituras. Esta dispersión del pueblo judío fue de vital importancia para el cristianismo, porque fue por medio de él, que la fe cristiana se iba a trasmitir por todo el imperio romano, fue también por medio de esta diáspora que se dio la traducción del antiguo testamento al griego (Ropero, 2002). Existían diferencias marcadas entre ese judaísmo representado en la dispersión del pueblo judío y el que se presentaba en palestina. Su diferencia consistía en que el primero hablaba el griego y tenían  una mayor exposición a la cultura helénica. En algunos lugares los judíos ya no hablaban el arameo y fue necesario traducir las escrituras  al griego (Gonzales, 1994). La traducción que se hizo del antiguo testamento al griego se le dio el nombre de septuaginta y recibió ese nombre porque el rey de Alejandría Ptolomeo filadelfo, llamo a 72 ancianos hebreos y les ordeno que tradujeran la biblia, todos ellos presentaron traducciones idénticas, aunque esto fue considerado una leyenda, ya que a lo largo de la historia se presentaron traducciones tanto idénticas como liberales de la biblia (Gonzales, 1994), lo cierto es que la septuaginta fue de vital importancia para la trasmisión del mensaje contenido en la fe cristiana, su efectividad fue tal, que los judíos tuvieron que dejar este documento en mano de los cristianos y diseñaron otra versión  la cual llamaron Aquila.

 

imagen-5Foto de las escrituras en su versión original.

Existió también otra corriente dentro de los judíos que se dedicaron a establecer una unión entre las escrituras y la cultura helénica. Para eso se dedicaron a encontrar géneros próximos entre la cultura helénica y las escrituras. En su propósito utilizaron la filosofía de platón para sustentar su punto, ya que tanto uno como los otros presentaban coincidencias. La interpretación que dieron los eruditos de la época defensores de esta visión, fue exactamente en un punto, manifestado en que los griegos al ser personas cultas tenían la razón al respecto y como las escrituras era anteriores a los griegos y estas eras similares tanto en la filosofía griega como en el mensaje contenido en el evangelio, llegaron a la conclusión que los griegos se había basado en el conocimiento contenido en el judaísmo (Gonzales, 1994). El precursor de esta idea fuel del rey Filón de Alejandría, pues el dios de éste es trascendente e inmutable al estilo del uno inefable de los platónicos (Gonzales, 1994), entonces ese Dios, para relacionarse con este mundo de realidades transitorias y superficiales lo hace por medio del logos, también llamado verbo o razón, y es por medio de este que la razón existe en todo el universo, y de la cual la mente humana es participe (Gonzales, 1994). Por lo tanto, el judaísmo en las primeras traducciones de la biblia y en su contacto con la cultura helenista, preparo el camino por el cual iba a esparcirse el evangelio, y por el cual también se iba a preparar a los creyentes para la llegada del salvador.

Para terminar esta breve  historia hablaremos de la trasmisión del mensaje del evangelio en el mundo romano. Para ello es vital empezar diciendo que el imperio romano siempre fue tolerante con la diversidad religiosa que se presentaba en los pueblos que conquistaban (Gonzales, 1994), entonces la causa que derivo en la persecución de los cristianaos en el imperio romano no tuvo su origen en cuestiones religiosas si más bien políticas. Hay que empezar aclarando que el sistema político se concebía como un todo indisoluble. Esto significaba en la práctica que tanto su sistema político, económico, social y religioso eran una unidad. Esto les represento estabilidad política y social, por esta razón concebían que este tipo de organización era la más conveniente para su imperio, pues conseguía lo más importante para cualquier organización social, orden entre diferentes culturas que poseían rasgos diversos, y en que su disparidad podía poner en peligro la estabilidad de la cuenca del mediterráneo, por lo tanto, la uniformidad en todos los aspectos, inclusive, el religioso era presupuesto indispensable para el funcionamiento del imperio. Entonces, para seguir en esa lógica se puso en práctica el sincretismo religioso que consistía en la mezcla de las diferentes religiones que tenían los pueblos  conquistados por los romanos (Gonzales, 1994). La infraestructura del imperio representada en muy buenas vías de comunicación permitió la propagación del evangelio por parte de los cristianos que viajaban, pero también ocasión la integración de diferentes culturas que terminaban confluyendo en las plazas públicas exponiendo su visión teológica (Gonzales, 1994), al final como consecuencia de ello, se presentaba una mezcla entre las religiones. En este escenario social y religiosos donde se aceptaban muchos dioses como válidos y legítimos, los judíos y cristianos que vivían en esta contexto eran vistos por algunos como un mal que debía se aniquilado, pues a la final su visión de la religión no solo afectaba la idea de lo divino que había construido el romano, si no que atentaba con la idea de uniformidad que le había dado el orden y control que tanto les había funcionado en la consolidación del imperio.

Los romanos para salvaguardar sus tradiciones y  mantener la estabilidad del imperio pusieron en práctica técnicas brutales como la crucifixión que aplicaron a los cristianos que se atrevían a esparcir el mensaje (Ropero, 2002).  Esto ocasionaba un efecto negativo a sus propósitos,  que se manifestaban en que por cada cristiano que asesinaban el mensaje cristiano ganaba más adeptos.  pues  la muerte del mártir daba a entender el poder de la palabra contenida en el mensaje divino y ante el cual roma demostraba miedo.

imagen-6Foto de la iglesia del vaticano.

Aunque en la biblia no nos cuenta mucho sobre la vida de pablo en Roma, si se tiene claro que fue un personaje muy importante para la trasmisión del mensaje cristiano (Ropero, 2002). También contribuyo para la consolidación de la iglesia romana tal cual como lo conocemos hasta nuestros días. Este hecho se debió a que el mensaje cristiano que había sido empezado a promulgarse por Pablo y sus seguidores empezó a tener aceptación entre algunas de las familias más nobles y privilegiadas de Roma. Entre más estas familias conseguían influencia dentro del gobierno romano más influencia y poder conseguía  la iglesia, que en un principio era pobre, sin recursos, y que gracias a la conversión de algunos gentiles paso a ser acaudalada  y con poder dentro de la política  romana (Ropero, 2002). La iglesia como tal nace, cuando se coge toda la estructura burocrática romana y se le imprime un contenido cristiano  y que por medio de la aceptación que tuvo entre los gentiles romanos adquirió poder debido a la influencia que estos tuvieron gracias a su riqueza y la infiltración que hicieron en algunos cargos relevantes dentro de la estructuras políticas y religiosas del imperio.

Para concluir debemos aclarar que la historia contenida en este breve recuento muestra dos caras de la moneda. La primera es la historia del espíritu santo que obro por medio de los apóstoles y que le dio la razón de ser al  judaísmo y posteriormente al cristianismo y es lo que en su mayoría encontramos en la biblia, especificando que algunos libros del antiguo y nuevo testamento presenta un interés particular en la historia pero no nos revelan mucho sobre la vida de Pedro y en especial Pablo en su labor de trasmitir el mensaje divino que dio origen a  la iglesia romana tal cual como la conocemos hoy en día. La segunda, se encuentra en la  reconstrucción de como el evangelio se trasmitió en las diferentes regiones que comprendían el imperio romano y de como muto en su tradición, debido a la traducción que se hizo del arameo al griego a través del contacto que tuvo la creencia religiosa del pueblo judío con el helenismo y más exactamente con la filosofía de platón y su idealismo, explicando sobre esta base, las circunstancias sociales y políticas que hicieron en un principio la vida difícil al cristiano, pero que después  esas mismas circunstancias la configurarían como la religión que con el tiempo sobrevivió a las demás con las cuales compitió y  derroto, elevándose así como el movimiento religiosos más poderoso en gran parte del mundo antiguo y moderno.

 

Bibliografía:

  1. Historia del cristianismo. Desde la era de los mártires hasta la época de los sueños frustrados. Autor: Justo L. Gonzales. Tomo I. Publicado por la editorial Unilit 1994.
  2. Historia general del cristianismo del siglo I al siglo XXI. Autores: John Fletcher y Alfonso Ropero. Publicada por la editorial Lie. Colección historia. Edición actualizada por Alfonso Ropero, (2008).
  3. Se especifica que este recuento histórico no tiene en cuenta los hechos más conocidos por los cristianos y el público en general en relación sucesos acontecidos con Pablo y Pedro en Roma, donde crearon la antesala para el nacimiento de la iglesia. Para las personas interesadas en esta información que se menciona superficialmente en el relató se le dejaran dos enlaces, para que puedan hacer las respectivas complementaciones.
  4. https://www.youtube.com/watch?v=xb2AeidUr1Y&feature=youtu.be
  5. https://www.youtube.com/results?search_query=Diana+uribe+historai+del+cridtianismo

1 Response

  1. admin
    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Praesent vestibulum molestie lacus. Aenean non ummy hendrerit mauris. Phasellus porta. Fusce suscipit varius mi. Cum sociis sere natoque penati bus et magnis dis. Lorem ipsum dolor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit lorem. Praesent vestibulum molestie lacus. Aenean nonummy hendrerit mauris.

Leave a comment