testimonios

 

No tenemos que mirar tan hacia atrás en la historia, buscando entre nuestros contemporáneos encontramos la radicalidad de la conversión y de una vida que busca la santidad.

A veces sin quererlo uno cae en la tentación de creer que las cosas que Dios hacía en el pasado ya no las hace más. Los grandes milagros y las tremendas hazañas que vivieron los israelitas, los testimonios de los primeros cristianos que daban su vida por amor a Cristo y las historias de conversión de grandes santos como San Agustín, San Ignacio de Loyola o San Francisco de Asís son cosas del pasado. Si fuera así, entonces creemos en un Dios inerte y que dejó de formar parte de la historia pero esto no es cierto. Nuestro Dios avanza junto con la humanidad, la acompaña, la anima y sigue haciendo grandes hazañas, mostrando su poder y mostrándonos su amor a través de testimonios de conversión radicales como los de los santos de antaño.

Para que no tengamos que mirar tan hacia atrás en la historia, sino que podamos buscar dentro de nuestros contemporáneos algunas referencias sobre cómo vivir la radicalidad de la conversión y de una vida que busca la santidad, queremos compartirte estos testimonios de conversión de personajes famosos actuales, que estando completamente alejados del Señor, de un momento a otro cambiaron el rumbo y tomaron el camino de la fe.

Dios lo hizo antes, lo ha hecho hace poco y lo seguirá haciendo en el futuro. No hay razones para desconfiar de Él o sentir que nos ha dejado solos.

1. Eduardo Verástegui

Actor mexicano con gran éxito en Hollywood. Desde muy joven logró fama en producciones de la televisión mexicana, en la música y en el espectáculo. Llevó una vida licenciosa, rodeado de mujeres y fiestas, pero al mismo tiempo creyéndose católico por ir a misa de vez en cuando y llevar un Rosario al cuello. Estando en Estados Unidos, su profesora de inglés, una católica practicante y comprometida, le hizo ver que su vida tendría más sentido si se la entregaba a Dios. Desde ese momento Eduardo comenzó a vivir en castidad, fundó una productora de cine y hoy en día es un referente en el mundo católico por su testimonio de castidad, de conversión y de fe en medio de la vida cotidiana.

2. Amada Rosa Pérez

Llegó a ser una de las modelos de pasarela más reconocidas de Colombia. Logró todo lo que soñaba: dinero, fama, contratos, reconocimiento y popularidad.  Vivía como una estrella pero reconoce que nada de eso la llenaba y que siempre necesitabas más y más. Un aborto y un intento de suicidio fueron las situaciones límite que le hicieron tocar fondo y dar un nuevo sentido a su vida. Dejó las pasarelas, dejó el mundo del espectáculo y toda la frivolidad que involucra, para dedicarse a servir a Dios. Hoy en día es una católica comprometida que incansablemente lucha por dar a conocer a Jesús a través de su testimonio de conversión trabajando fuertemente en campañas pro vida.

3. Fernando Casanova

 

Ex pastor de la Iglesia Pentecostal. Su celo por el estudio minucioso de las escrituras lo llevó a profundizar en temas que siempre generaron controversia para los protestantes: cosas como la presencia real de Jesús en la Eucaristía, la virginidad de María, la sucesión apostólica, los libros de la Biblia y otras más. Fue tan grande su amor por Dios que investigó y estudió hasta llegar a la verdad y encontró todas las respuestas que buscaba en la Iglesia Católica, en una Adoración al Santísimo Sacramento. Hoy en día da charlas por toda latinoamérica sobre apologética, es formador en institutos para laicos y seminarios y es reconocido como un hombre de gran conocimiento y carisma.

4. Álvaro Vega

Graduado de Ingeniería eléctrica, se dedicaba a crear canciones de hip hop con letras de las cual él mismo hoy se avergüenza. Cambió su vida y su música. Sigue haciendo Hip hop, pero buscando transmitir fe y esperanza, ya no desde su casa, sino desde el semanario diocesano en Miami. De hecho, el rector del seminario fue quien lo animó a subir sus canciones y videos a Youtube. Su vida a cambiado de rumbo: desde las calles y la marginalidad, a los estudios y la formación para convertirse en sacerdote, su obispo le anima a que siga en el camino de la música y le dice: «(…) para predicar el evangelio hay hablar el lenguaje de los oyentes».

5. Karyme Lozano

Actriz mexicana, reconocida en el mundo de las teleseries por su talento. Rodeada de popularidad, lujos y éxito. Ella misma reconoce que vivía obsesionada por el mundo de la fama y el dinero. La enfermedad y muerte de su padre, fue el suceso que detonó su anhelo por encontrar sentido para su vida. Casi en paralelo con su amigo Eduardo Verástegui, vivió un proceso de conversión, en donde Dios la llamó a cambiar de vida de forma radical y volverse completamente hacia Él, dejando todo atrás. Hoy es una reconocida activista pro vida, católica ferviente y vive su castidad con mucho orgullo.

6. Millie Stegman

Millie es una actriz argentina que ha protagonizado exitosas telenovelas en su país, la mayoría de las veces interpretando el papel de villana. Llegó a un momento de su vida en que su trabajo en televisión ya no le resultaba  satisfactorio y comenzó a cuestionar si realmente eso era lo que tenía que hacer. En esa búsqueda de sentido llegó a los brazos de la Virgen María a través de una peregrinación. Esa experiencia fue tan fuerte que cambió su vida de forma permanente. Hoy en día es una católica comprometida de misa diaria y que no tiene vergüenza en contar su testimonio una y otra vez, para animar a otros, que también están en búsqueda, a que se acerquen al Señor.

Artrículo originalmente publicado en Catholic-link

6 Famosos,

Devoto católico y el mejor compositor actual de Reino Unido

Defensor de la fe católica y renovador de la música sacra

James MacMillan es uno de los grandes directores y compositores de la actualidad. Reconocido mundialmente por su trabajo, en su tierra, Escocia, no siempre es visto con buenos ojos. Su fe y su defensa a ultranza del catolicismo en la vida pública le han granjeado muchos enemigos pero él sigue firme como una roca, motivo por el cual ha sido elegido católico del año por la revistaCatholic Herald.

Pero MacMillan no siempre ha sido así. De joven, cuando comenzaba su carrera musical era un comprometido miembro de la extrema izquierda y se sentía a gusto cuando le calificaban de “rojo”.

Ahora en su faceta artística, gracias a la cual ha recibido el título de caballero, expande el mensaje de Dios y la belleza que surge de él introduciendo en el difícil mundo de la cultura el mensaje de Dios y en la música la recuperación de lo sagrado.

Defensor de las tradiciones cristianas de Europa

Catholic Herald afirma que ha elegido a MacMillan como personaje del año por haberse convertido en un pilar fundamental del catolicismo británico y por su lucha en el ámbito cultural para defender la fe en todos los ámbitos, especialmente el catolicismo en Escocia, habitualmente vejado por los nacionalistas y el poder político.

Recientemente, el compositor y director decía al Daily Mail que durante décadas el establishment británico ha utilizado el multiculturalismo para acabar con los cristianos destacando que demasiadas personas “han invertido toda su vida intentando diluir el cristianismo”.

“Vivimos en una sociedad plural pero nuestra civilización ha sido moldeada por los valores y la cultura judeo-cristiana”, dejaba claro al tabloide británico.

Una parte de la prensa británica también ha arremetido contra él después de que el mejor compositor británico del momento arremetiera duramente contra ella por sus ataques a Benedicto XVI. Y es que el Papa emérito es su héroe y referencia espiritual.

Para la visita que el Papa alemán realizó a Gran Bretaña en 2010, Macmillan compuso orgulloso para él ‘Tu es Petrus’, y que sonó cuando Benedicto XVI entraba a la nave central de la catedral de Westminster.

Recuperar la música sacra

Entre sus aportaciones al catolicismo, MacMillan pretende recuperar la importancia de la música sacra en la Iglesia e impregnarla de la trascendencia y de la belleza. Él se basa para ello en el pensamiento de Ratzinger y cuyo objetivo con ello es promover la nueva evangelización de la que hablaba san Juan Pablo II.

Así, en una entrevista el músico británico decía que “lo bello, lo verdadero y lo bueno son los valores fundamentales que han sido reconocidos desde la antigüedad como las cualidades intrínsecas de los que derivan todos los valores”.

Pero se  mostraba un poco triste de cómo la Iglesia ha descuidado esto en las últimas décadas. “La belleza ha sido descuidada, ¿cuándo fue la última vez que escuché un sermón predicado al respecto?”, se preguntaba. Insistía diciendo que “la belleza está en el corazón de nuestra fe cristiana. Debe ser de suma importancia para nosotros y tiene que ser atendida.

Para recuperar esa esencia está colaborando para hacer una renovación de la música litúrgica que pase por volver a la tradición, pues considera que en la música de las misas populares se ha perdido esta belleza que tanto defiende.

Compuso la Pasión de Cristo

Por otro lado, este compositor de moda se ha empeñado en evangelizar a través de sus obras y ha cosechado grandes éxitos con sus composiciones sobre la Pasión de Cristo, tanto desde San Lucas como desde San Juan.

Además, MacMillan ha sido el encargado para preparar una obra dedicada a la Virgen de Fátima y que se estrenará en 2017 para el centenario de las apariciones y en la que estará el Papa Francisco, motivo de gozo para el británico, que se siente honrado y orgulloso de poder alabar a su Madre.

James MacMillan,, compositor

Me pongo en las manos de Jesús

Stallone explica: ser católico me pone donde debo estar

siendo de origen italiano, no es muy difícil concluir que nació en el seno de una familia católica. Cierto.

Y tan cierto como que metido en el mundo de los artistas, del cine, de la televisión… su fe quedó aparcada en algún momento y en algún lugar de su vida.

Efectivamente, Rambo, Rocky o simplemente Sylvester Stallone fue así. Pero también Dios ha tenido una llamada especial para que volviese a la fe: la enfermedad de su hija Sophia.

Sylvester Stallone nació en Nueva York, en 1946, en el seno de una familia de inmigrantes católicos. Su madre era profesora de danza y su padre, peluquero. Sylvester pronto reclamó para sí un lugar sobresaliente en el mundo de la escena.

Al principio tuvo algunos papeles secundarios para Woody Allen e, incluso, en la famosísima serie de Kojak, pero los estudios eran caros y el trabajo no abundaba. Así que lamentablemente se abría una de las páginas más oscuras de su carrera cinematográfica participando en 1970 en una película pornográfica.

El boxeador Rocky, su gran éxito

La sequía continuó hasta que en 1975 escribió el guión de Rocky y al año siguiente se estrenaba la película convirtiéndose en un éxito internacional, y haciendo del boxeador un icono del mundo del cine que habría que pasar de generación en generación, y en donde la presencia de la fe cristiana no anda muy lejos.

Una enfermedad, la puerta hacia la fe

Los tiempos cambian, dejó de ir a la iglesia y prefirió buscar fama y fortuna, pero Dios llamó de nuevo a su puerta y le encaminó de nuevo hacia la fe de su infancia. Para ello el Señor se valió de su hija Sophia.

Sophia nació con una enfermedad del corazón. En noviembre de 1996, con tan sólo dos meses de edad, tuvo que someterse a una operación a corazón abierto. Afortunadamente la operación salió bien, se encuentra en perfecto estado e, incluso, hace vida normal.

Parece que todo quedó arreglado. Sin embargo en una entrevista concedida a los medios, Stallone trata de encontrar las palabras para describir lo que provocó el abandono de su fe y el revulsivo que supuso la enfermedad de su hija. Algo muy clásico y que sucede a tantas personas: “No lo sé. Es la vida. Tu carrera profesional te está llevando por un lado, y dejas de estar en comunicación con tu familia”.

Para los actores, el peso de la fama es “muy fuerte”, y agregó: “Yo no tenía ninguna base sólida detrás de mí o gente que me ayudase a mantener los pies en el suelo. Me sedujo extremadamente la nueva libertad que había alcanzado”.

Al tercer matrimonio

En cuanto a su vida afectiva, en 1974 se casó con la actriz Sasha Czack, de la que se divorció en 1985. En este mismo año se casó Brigitte Nielsen, cuyo matrimonio se rompió dos años después.

Sin embargo, todo empezó a cambiar a partir de la boda con su tercera y actual esposa, Jennifer Flavin, la madre de Sophia. “Cuando me casé, todo cambió”, dijo, sobre todo “cuando mi hija nació enferma y me di cuenta de que realmente se necesita un poco de ayuda aquí. Comencé a poner todo en las manos de Dios, su omnipotencia, su perdón”.

Stallone explica que ser católico “me pone donde debo estar. Estaba solo en el mundo. Pensé que iba a tener que manejar las cosas a mi manera”.

Entonces “pensé que si me pongo en las manos de Jesús y pido comprensión y orientación, básicamente me estoy quitando el yugo de encima y usando Su inteligencia y sabiduría para tomar las decisiones correctas”.

El mensaje cristiano en sus películas

Se trata de un proceso que no sólo afecta a su vida personal, sino también a su profesión: “Realmente siento que cuando escribí el primer guión de ‘Rocky’, alguien dirigía mi mano”.

Algo muy similar sucede con la penúltima*  película de la saga, “Rocky Balboa”, dondeel actor finaliza la película “señalando con su dedo hacia arriba y muestra respeto a Jesús”.

En ella se busca que el espectador, cuando vea la película, trate “de ser capaz de escuchar a su corazón y no tanto su mente, siguiendo la orientación de alguien mucho más poderoso que tú: Jesús”, explica Stallone.

En Rocky I: antes que nadie, Jesucristo

“En ‘Rocky I’, la primera persona que vimos fue a Jesús”, explicó en referencia a una escena de apertura del club de boxeo donde hay un gran mural de Jesucristo en una pared del fondo.

Y si un sexto “Rocky” no es suficiente, hay “Rambo IV” donde el mensaje es más claro: “Rambo es un ateo que no cree en nada. Su trabajo consiste en llevar a un grupo de misioneros católicos río arriba en un territorio muy hostil, y Rambo está allí para llevar la Palabra de Dios y la medicina a los nativos”.

Parece ser que el héroe de la pantalla grande, de cuerpo descomunal, experimentado luchador, para quien la vida y a la muerte no valen nada, mientras se dedica a salvar al mundo también está necesitado de Dios.

 

Sylvester Stallone, ACTOR