"El año pasado me sentí tan mal que tuve que consultar a varios médicos pero el diagnóstico de la enfermedad no coincidía con el mal que me aquejaba. Al fin un médico me mandó unos exámenes que arrojaron como resultado un tumor en el cerebro".

Para Heriberto Rojas, de Tarquí, Huila, su vida perdió sentido cuando se dio cuenta lo que realmente estaba pasando. De allí en adelante vinieron exámenes, irradiaciones y por último una cirugía para extraerle una parte del tumor.

Una amiga me recomendó una visita al Señor de los Milagros y con toda fe me encomendé a él. Hoy ya no tengo hinchazón en la cabeza, ni me ven demacrado como antes; por el contrario, me siento gracias a Dios sano y completamente curado .

Testimonios como el de don Heriberto se escuchan diariamente en todo el país. En el Museo del Milagroso en Buga hay más de 10 mil placas de mármol de personas y familias con el testimonio de agradecimiento por el milagro otorgado.

Así mismo se encuentran en el Museo muletas y aparatos ortopédicos que fueron usados por decenas de enfermos que hoy se encuentran plenamente recuperados.

Los sacerdotes Redentoristas que regentan la Basílica Menor del Señor de los Milagros tienen calculado que entre hoy y el próximo domingo más de 10 mil peregrinos visitarán el Museo del Milagroso que funciona en un antiquísimo inmueble de dos plantas que se halla frente a la torre de la Ermita Vieja.

Quizá usted es una de esas personas que han recibido la gracia del milagro.